PREGUNTAS FRECUENTES

Los micropréstamos son préstamos de pequeñas cantidades de dinero con plazos de devolución cortos. Su uso principal es poder pagar imprevistos o necesidades urgentes. Los aspectos para considerar son:

  1. Tipo de Interés Nominal (TIN) y Tasa Anual Equivalente (TAE): aunque, habitualmente, se tiende a comparar la TAE de los micropréstamos, lo más recomendable es comparar el TIN mensual. El motivo es que la TAE hace referencia al coste anual del préstamo, sin embargo, los micropréstamos tienen un plazo medio de un mes, por tanto, el indicador recomendado a comparar es el TIN de forma mensual.
  2. Plazos de pago: generalmente los plazos de devolución oscilan entre 30 y 60 días. Asegúrate de que estos plazos son realistas con tu situación financiera y, sobre todo, que puedas pagarlo a tiempo.
  3. Comisiones y cargos adicionales: revisa si hay comisiones adicionales como, por ejemplo, cargos por pagos atrasados. Estos gastos pueden aumentar el coste total del préstamo, así que asegúrate de entenderlos completamente antes de solicitarlo.
  4. Requisitos de elegibilidad: comprueba si cumples con los requisitos para obtener el micropréstamo antes de solicitarlo. Esta información suele estar en la página principal de las páginas oficiales de las empresas asociadas a AEMIP.
  5. Condiciones del contrato: lee detenidamente todos los términos y condiciones del contrato del micropréstamo. Asegúrate de entender todas las cláusulas.
  6. Impacto en tu historial crediticio: es importante cumplir con los pagos si no quieres que te afecte negativamente en tu historial crediticio futuro.
  7. Transparencia de la compañía: elige una empresa que sea transparente en cuanto a sus términos, condiciones y costes. Evita aquellos que no sean claros y tengan a la vista toda la información.

Para garantizar una verificación rápida y precisa, las empresas afiliadas a AEMIP disponen de diversos mecanismos de verificación que les permiten realizar un análisis prácticamente instantáneo. Este sector realiza inversiones continuas en el desarrollo de sistemas informáticos internos y en la adopción de las herramientas externas más avanzadas.

El objetivo es ofrecer a los clientes una experiencia de acceso y comunicación sencilla y directa, al mismo tiempo que permiten a las entidades comparar grandes volúmenes de datos en cuestión de segundos o minutos. De esta manera, se llevan a cabo los análisis de riesgo y solvencia de manera automatizada, lo que permite proporcionar una respuesta prácticamente inmediata al solicitante.

Si la evaluación del perfil de cliente es positiva, la empresa te enviará el dinero en menos de 10 minutos a través de métodos de pago seguros.

Sí, solicitar un micropréstamo o crédito rápido es seguro siempre y cuando lo sea la compañía. Para comprobarlo, hay una serie de consejos que puedes seguir:

  1. No hay que pagar nada por adelantado.
  2. La página web es segura: comienza por https y tiene actualizado su aviso legal y política de privacidad, entre otros.
  3. Cuenta con el sello de la Asociación Española del Microcrédito (AEMIP).
  4. Utiliza métodos de identificación seguros.
  5. Si no eres tú quien inicia la solicitud del préstamo desde una página segura, asegúrate de que quién te contacta es una empresa confiable. Para ello, mira sus reseñas, si pertenecen a organismos oficiales, sellos de confianza…

Los factores principales para comparar un micropréstamos son:

  • El precio del micropréstamo: Recuerda que siempre tienes que comparar precios e intereses del sector. Para ello, tendrás que fijarte en el Tipo de Interés Nominal (TIN) y la Tasa Anual Equivalente (TAE). El indicador recomendado es el TIN anual ya que la TAE mide el coste del préstamo en términos anuales. Los micropréstamos tienen plazos de devolución muy cortos, generalmente en torno a uno o dos meses, por tanto, debes fijarte en el TIN de forma mensual.
  • Cargos y comisiones: revisa si el micropréstamo tiene cargos asociados y, si es así, cuáles son. Estos cargos aumentan el coste total del préstamo, así que asegúrate de entenderlos completamente.
  • Plazos y modalidad de pago: no todas las compañías ofrecen las mismas facilidades para devolver la cantidad de dinero prestada. Revisa bien las opciones más cómodas para ti y las que mejor se adaptan a tus necesidades financieras.
  • Flexibilidad: busca empresas con opciones de pago flexibles como posibilidad de pago anticipado, mayor opción de plazos y formas de devolución…
  • Información clara y completa: evitarás problemas futuros si toda la información está completa y clara desde el principio. Cuanto más transparente sea la información, más credibilidad tendrá la empresa.
  • Servicio al cliente: valora la calidad del servicio al cliente. Un buen trato personal es fundamental si tienes problemas futuros con tu préstamo.
  • Opiniones y reseñas: investiga las opiniones y reseñas de otros clientes sobre la empresa a la que pides el préstamo. Esto puede darte una idea de la experiencia que han tenido otras personas y ayudarte a tomar una decisión informada.

Los requisitos fundamentales para solicitar un micropréstamo pueden variar según la compañía. Sin embargo, además de la información personal básica como nombre completo, fecha de nacimiento o número de teléfono, lo más común para poder solicitar tu préstamo rápido es cumplir con:

  • Ser español/a o disponer de tarjeta de residencia.
  • Ser mayor de edad.
  • Ser titular de una cuenta bancaria en España.

¡Contáctanos!